Jugar el turn

Al llegar a este punto, muchos de los jugadores podrían haberse retirado, y otros probablemente habrán hecho apuestas de todo tipo, según las reglas acordadas al principio de la partida. El turn consiste en revelar la cuarta carta comunitaria y hacer una nueva ronda de apuestas en base a la carta que acaba de aparecer ante el escenario previo (flop), con la salvedad de que ahora las apuestas valen el doble.

Puesto que hay muchas probabilidades de que ya no participen todos los jugadores del principio, se facilita un poco el escenario desde algunos puntos de vista. Para empezar, los más tímidos (que están convencidos de que todos farolean, de que nadie tiene una buena mano aunque en realidad pudiera ocurrir lo contrario), dejaron su apuesta, engordaron el bote y ahora observan en silencio, esperando a que se confirmen sus sospechas. También hay que considerar el hecho de que mientras menos personas intervienen en la mano, es más fácil estudiar sus movimientos. Por otro lado, éste es el escenario ideal de los maestros del farol (bluffing), que ahora empiezan a enviar mensajes falsos a sus compañeros de juego, empezando por apuestas que confirman las aparentes “señales” y otros muchos detalles interesantes. Todo un ritual.

Estudiar a nuestros oponentes

En los casinos en línea, la situación es muy parecida, con la excepción de que no podemos ver el rostro de nuestros contrincantes (pero ellos tampoco pueden ver el nuestro), aunque hay algunos detalles sugerentes, como si apuestan o se retiran, o si igualan apuestas (call). Asimismo hay que considerar el portal en el que uno juegue, porque hay sitios en los que abundan los jugadores agresivos, capaces de apostar por un par con muy pocas esperanzas, pero con perspectivas un poco más esperanzadoras en las cartas comunitarias, lo que le proporciona mucha emoción y adrenalina al juego. La experiencia, como siempre, juega un rol crucial en todas estas situaciones.

Es interesante conocer que muchos nuevos jugadores profesionales le han tomado gusto al poker en línea, porque o les intimida el ambiente del casino físico, o porque no consiguen la concentración que pueden lograr en el poker virtual. He aquí un detalle muy importante para quienes están dando sus primeros pasos en el mundo del poker: la concentración es un factor decisivo.

Llegados a este punto de la mano, estamos en condición (4 cartas en la mesa y dos en la mano, también llamadas “cartas de mano” o “cartas de bolsillo”) de saber con exactitud si apostamos, igualamos la apuesta de otro jugador, nos quedamos o nos retiramos. Pero además, tenemos la posibilidad de analizar en cada uno de los que aún están jugando, el historial de su juego, si hemos mantenido los ojos abiertos y la atención enfocada en cada una de las acciones de ellos, desde el pre-flop hasta aquí, como por ejemplo, el valor de la apuesta en el flop (o el pre-flop si el contrincante está en posición temprana, es decir cerca del repartidor) para saber qué tan confiado estaba de sus cartas de mano, aunque hay quienes apuestan precisamente por distraer la atención, en espera de que la situación mejore luego, como ya se dijo. Aunque al principio parezca algo difícil analizar las acciones de cada jugador en la mesa, con el tiempo y la práctica uno se acostumbra a estudiar a cada oponente de manera casi automática.


Close